09 Dic 2015

Cortesía http://denotelopuedocreer.com

Si alguien de nacionalidad colombiana tiene autoridad para advertir lo que está pasando en el país referente al tema de ingeniería y su relación con startups y desarrollo de nuevas  empresas basadas en Internet es Alex Torrenegra.

Torrenegra es poco conocido en el entorno colombiano a pesar de que su idea ha sido utilizada por multinacionales como Pixar o Universal.  Su idea, de crear una plataforma en línea donde los profesionales de la voz se unieran con empresas que necesitan grabaciones, es reconocida mundialmente y es un referente en el Silicon Valley, para muchos colombianos que anhelan tener su propia empresa y para la industria en general.

Justamente este emprendedor acaba de publicar un post en su blog donde queda claro en qué estado está el nivel de ingenieros en Colombia en el contexto de un mundo global que ofrece miles de oportunidades. El panorama parece oscuro.

Torrenegra alerta sobre el tipo de ingeniero que se están formando y advierte que, a pesar de buscar recurso humano que trabaje en sus desarrollos, el resultado es triste. “Ninguna universidad enseña Ingeniería de Software”, concluye.

Su grito de auxilio pone en alerta varios temas. Uno de ellos es el tipo de profesional que se está formando en Colombia ya que, según su criterio personal, se educa muy bien a las personas para ser administradores de otros negocios y no precisamente para la creación de nuevas ideas.

Es decir, se podría hablar de una universidad postrada ante la necesidad de una industria que busca llenar puestos de trabajos pero no le apuesta a la creación de nuevas ideas.

Lo más paradójico del asunto es que en Colombia el modelo perverso no advierte que en otros países del mundo no gana más dinero quien administra. De hecho, dice Torrenegra, tienen mejores salarios las personas que crean.

Luego de entrevistarse con cientos de ingenieros Torrenegra percibe que el colombiano anhela ser un administrador de proyectos. “ Su logro profesional más preciado es manejar otras personas. No quieren crear código. Incluso se valora como menor aquel que crea código. De hecho se ignora que en el Silicon Valley los creadores de código ganan más que los administradores de proyecto”, concluye el emprendedor.

Lo más preocupante de la advertencia realizada es que al notar el hecho se hizo un contacto con las universidades del país que enseñan ingeniera. La respuesta: Negativa.

“Desafortunadamente, ellos no responden . Universidades colombianas no colaboran con el sector privado de la manera que sucede en otros países”, afirma. Lo cual permite preguntar: ¿Para qué o quién están formando ingenieros en las universidades en Colombia?.

Al parecer, y tal como sucede en otras carreras, como la comunicación, se forma para que los ciudadanos sean mano de obra barata y obediente de las grandes compañías establecidas que, luego de contratar a bajos precios a jóvenes terminan reemplazando por otros más jóvenes en un país donde la oferta laboral es deficiente y de mala calidad.

Torrenegra comenta que el 92% de las empresas de software en Estados Unidos que han iniciado operaciones desde 2003 tienen un técnico como fundador. Es decir, existirán nuevas compañías que empleen a nuevos talentos en la medida en que se haga énfasis en la creación de empresas y no en la formación de obedientes administradores.

Comenta